Quienes somos

La importancia del agua en el devenir de la humanidad explica el estrecho vinculo que tiene con
el desarrollo de la cultura. En tiempo prehispánico la Sabana de Bogotá ofrecía un paisaje donde
se destacaban gran cantidad de lagunas y ríos, donde los Muiscas, moradores originarios de la
región, celebraban sus ritos más sagrados. El precioso líquido se encontraba tan ligado a sus
vidas que era considerado una deidad llamada SIE.

La abundancia de agua encontrada por los conquistadores en la sabana se convirtió en factor
determinante para la fundación del caserío de Teusaquillo, antiguo nombre de Santa Fe de Bogotá.
La ciudad se localizó entre los ríos San Francisco y San Agustín de los cuales tomaban líquido
sus moradores transportándola en Múcuras hasta las viviendas.

Acueducto de Agua Vieja

En 1584 el Cabildo ordenó la construcción de la primera fuente de la Bogotá colonial, el Mono de
la Pila, cuyas aguas eran conducidas hasta allí desde el río San Agustín. La cañería que
transportaba el agua atravesaba una arboleda de laureles por lo que se llamó el acueducto de Los
Laureles. Durante los siguientes cien años se construyeron más fuentes de agua igualmente
rudimentarias.Ir arriba

Acueducto de Agua Nueva

El 30 de Mayo de 1757 se inauguró el acueducto de Agua Nueva que se constituyó en la obra más
importante de este periodo. Conducía las aguas del río San Francisco a la ciudad y en esta época
se construyeron más caños para transportar agua a toda la ciudad.

Alcantarillado Colonial

En cuanto a la disposición de las aguas servidas (aguas negras), durante el periodo colonial, la
sección transversal de las calles y carreras tenían la forma de batea o artesa, con la parte más
honda en el centro por donde corría un caño revestido por lajas de piedra. Los habitantes
arrojaban las aguas residuales y las basuras en este caño que corría por toda la ciudad, y la
lluvia era la encargada de limpiar el primitivo drenaje que desembocaba en los mismos ríos,
aguas abajo o en los pantanos al occidente de la ciudad. Ir arriba

Acueducto Privado

En 1886 el municipio concedió a Ramón B. Jimeno y a Antonio Martínez de la Cuadra la
exclusividad para establecer, usar y explotar los acueductos de Bogotá y Chapinero por un
periodo de setenta años. Dentro de este sistema se inauguró en 1888 el primer acueducto con
tubería de hierro de la ciudad. Ir arriba

Acueducto Municipal

Pero el sistema privado tampoco fue la respuesta a las necesidades del servicio de la ciudad,
por esto en el año de 1914 el acueducto regresó a la municipalidad y empezaron una serie de
obras para solucionar el problema de abastecimiento que venía sufriendo la ciudad. Se
construyeron tanques en las zonas altas de la ciudad y se renovaron tuberías. En 1920 se inició
la desinfección del agua por medio del Cloro y a finales de esta década se constituyó una nueva
empresa con el tranvía y el acueducto.

La nueva empresa tenía una junta directiva nombrada por periodos de siete años, compuesta por
tres delegados de los bancos prestamistas y dos delegados del Concejo. Se construyeron albercas
o cajas desarenadoras en la parte alta de la ciudad. En 1993 se iniciaron las obras para la
construcción del embalse de La Regadera y la Planta de tratamiento de Vitelma junto con los
embalses de Chisacá y los Tunjos, y la Planta de tratamiento de San Diego.
Alcantarillado de la República

A finales del siglo pasado la responsabilidad de construir alcantarillado fue asumida por el
municipio y se prohibieron las acequías que corrían a cielo abierto por las calles.

En la segunda década del siglo XX se ordenó cubrir los lechos de los ríos San Francisco y San
Agustín constituyendose en la obra precursora para el alcantarillado moderno. Con las ideas
renovadoras de la planificación urbana, las cuales se impulsaron en 1948, se diseñó el Plan
Piloto de Desarrollo Urbano en donde se dió inicio al estudio de los colectores troncales y
canales para el drenaje adecuado del área urbana. Ir arriba

Nace la EAAB

En 1955 el acueducto se desvinculó del tranvía y se unió al sistema de alcantarillado creando la
Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, mediante el acuerdo 105 del Concejo
Administrativo de la ciudad.

Se empezó el desarrollo de estudios para traer más agua a Bogotá y se comenzó la construcción de
la planta de tratamiento de Tibitoc que terminó en 1959. Inicialmente tenía una capacidad de 3.5
m3/s y posteriormente se amplió en dos oportunidades para tener una capacidad de 10.4 m3/s. Esta
planta se constituyó en el primer sistema de gran envergadura de la ciudad. Se surte de las
aguas del río Bogotá que llegan por bombeo a la planta.

Sistemas Modernos Acueducto

La Empresa viendo el acelerado crecimiento de la ciudad, puso en marcha el proyecto Chingaza. En
1972 se iniciaron las obras. En la primera etapa se construyó el embalse de Chuza, de donde el
agua es transportada por túneles hasta la Planta de Tratamiento Francisco Wiesner (antigua
Planta El Sapo) , localizada en el valle del río Teusacá.

El sistema Chingaza se complementó con la construcción del Embalse de San Rafael que empezó a
funcionar en 1997 con una capacidad máxima de 75 millones de m3. El agua de San Rafael es
transportada a la Planta de tratamiento Francisco Wiesner.

Sistemas Modernos Alcantarillado

En cuanto a Alcantarillado, la empresa desde la década de los 60, en donde elaboró un plan
maestro de alcantarillado, decidió mantener el sistema de alcantarillado combinado en la parte
antigua de la ciudad y adoptar para los futuros desarrollos el sistema separado o semicombinado.

Presente y Futuro

A partir de ese momento se estudian y ejecutan obras como la rectificación del cause de los ríos
dentro de la ciudad por canales abiertos revestidos de concreto, ampliación de redes matrices en
la ciudad, construcción de colectores e interceptores paralelos a los principales ríos que
cruzan la ciudad: El Juan Amarillo (también llamado Salitre), Fucha y el Tunjuelo (ó Tunjuelito)
que finalmente terminan en el río Bogotá.

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *